Sábado 26 de Julio del 2014

budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

Listado de noticias

Agosto, 2007
Han vuelto a ver al niño buda de Nepal

Ram Bahadur Bomjan ha vuelto a escena. Durante un par de años, miles de personas y muchos reflectores se han ocupado de lo que hace o deja de hacer este muchacho de 17 años quien, un día de primavera se sentó a meditar en el hueco de una gran higuera y permaneció ahí por diez meses, sin comer ni tomar agua. Otra vez lo han visto andar por Nepal en compañía de sus amigos y de sus cada vez más numerosos seguidores.

¿Pero quién es ese chico?
Bomjan o Palden Dorje (su nombre budista) es un vecino de la aldea de Ratanapuri, en el Distrito de Bara, 250 Km. al sur de Katmandú. Dicen sus amigos que siempre fue un chico normal, aunque no faltan los que lo recuerdan más por su carácter taciturno, a diferencia de la ruidosa y alegre inquietud que mostraban sus cuatro hermanos.

Una larga sesión de meditación
Cuentan que Bomjan empezó su meditación tras regresar de un paseo por Lumbini, el sitio donde nació el Buda. Dicen que adelgazó mucho. No es, en absoluto, normal que una persona sobreviva más de cuatro días sin beber agua. Algunos dijeron que estuvo bebiendo un líquido lechoso que obtenía de la raíz del árbol. Él mismo aseguró que se alimentaba de hierbas y que durante su ayuno no comió otra cosa. Su madre, Maya Devi Tamang, declaró que ella a veces iba a verlo pero que él no le hablaba. Sus parientes y amigos sostenían que seguiría meditando durante seis años hasta alcanzar la iluminación. También dicen que tenía una espada y él aclaró que hasta el Buda tuvo que ver por su propia seguridad

Florecimiento económico para la localidad
Los visitantes llegaban por cientos y hasta por miles. En torno a Bomjan creció toda una industria informal de venta de recuerdos, fotos, libros, velas, estampas, comida y otros servicios turísticos. Asimismo, surgió un creciente séquito de administradores que procuraba darle las mejores condiciones para proseguir con su intento. Sus cuidadores organizaban y controlaban el flujo de las visitas y por todas partes había receptores de donativos, los cuales también manejaban. Los visitantes no podían acercarse a menos de 30 metros. En las noches montaban guardia, pero muchas personas permanecían ahí y nadie lo vio alimentarse.

Inevitables sospechas
Durante una larga temporada y a petición de él mismo lo cubrían con una pantalla, entre 5 de la tarde y 5 de la mañana, lo cual dio pretexto para que se supusiera que durante esas horas se alimentaba. Corrían rumores, además, de que las limosnas y donativos que la gente estaba dando se destinaban a apoyar a la guerrilla maoísta o alguna otra falange revolucionaria. Más de 7 mil dólares se reunieron durante el tiempo que estuvo meditando, por concepto de depósitos hechos por sus devotos, sin contar las donaciones hechas en el sitio mismo. Como fuera, en un principio las autoridades prefirieron no inmiscuirse para no herir los sentimientos de los pobladores.

Lo que alegaba la defensa
Los fieles de Palden Dorje son numerosos. En verdad creen que este chico es un santo y como tal lo veneran. Dicen que es una reencarnación del Buda Shakyamuni y como prueba argumentan, incluso, los hechos más circunstanciales como, por ejemplo, que la madre del Buda también se llamaba Maya Devi. Dicen que Bomjan es inmune al fuego y a las mordeduras de las víboras. Ya en alguna ocasión el chico ardió espontáneamente y no le quedó marca alguna. También lo mordieron las víboras un par de veces, sin que eso le afectara. Por supuesto, eso despertó la curiosidad de los científicos. No obstante, en noviembre del 2005, Bomjan les pidió a sus seguidores, en una de las pocas veces que habló mientras estuvo sentado bajo su árbol, que no lo llamaran buda, ya que su iluminación había sido muy elemental. Dijo que apenas se encontraba en el nivel de un sabio que practica austeridades.

¿Y por qué no comprobarlo científicamente?
Todo cuanto se relataba era impresionante, de manera que los científicos querían comprobarlo. El equipo que protegía a Bomjan no se opuso pero insistió en que no se debía perturbar su meditación, por lo cual no podrían tocarlo. Los investigadores de la Real Academia Nepalesa de Ciencia y Tecnología finalmente desistieron de investigar, dadas las dificultades para hacer su trabajo como deseaban. En cambio, un equipo de la empresa Discovery Channel lo grabó en un video ininterrumpido durante 96 horas y en ese tiempo no se movió en absoluto. También, en diciembre del 2005, un comité de nueve personas del gobierno lo observó de cerca durante 48 horas y no lo vieron tomar agua ni alimentos. Ambas escuadras de escrutiñadores se pudieron acercar hasta tres metros, siempre sin tocarlo.

Y de pronto desapareció
El 11 de marzo del 2006 el “niño buda” ya no estaba. De nuevo empezaron las especulaciones. Se dijo que las autoridades habían presionado a la familia y los “manejadores” del chico y que los habían asustado al advertirles que si se descubría que aquello había sido un montaje fraudulento los castigos serían severos. Sus adeptos, en cambio, suponían que se había ido a meditar a lo profundo del bosque, en un sitio menos accesible a la tremenda oleada de turistas y curiosos. Lo cierto es que del muchacho no se supo nada hasta que de nuevo se le vio en otro lugar de Nepal, el 26 de diciembre de ese año. Sin nada relevante que señalar volvió a desaparecer el 8 de marzo del 2007.

De nuevo anda por ahí
Entre los últimos acontecimientos, se supo que unos agentes de la policía lo habían encontrado meditando en el espacio cerrado de una plaza. También lo han grabado conviviendo con sus seguidores. Como es habitual, se soslaya el aspecto medular de su práctica y su filosofía y seguramente sólo sabremos otra vez de él en cuanto realice una nueva y osada austeridad o cuando ejecute un vistoso milagro.

Fuentes: www.news.bbc.co.uk, www.theage.com.au y www.en.wilkipedia.org

 

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2009 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad