Jueves 19 de Octubre del 2017

budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

Listado de noticias

Noticias

13 de octubre, 2012
El Gran Buda de Leshan, en China

Esta colosal representación de Maitreya (Mile Foi), el Buda mesiánico de la era futura, está tallada en piedra y tiene 71 metros de altura, por lo que es el Buda de piedra más alto y la estatua premoderna de mayor altura del mundo. Fue cincelada entre los años 713 y 803 (dinastía Tang 618–907d.C.) en un precipicio del monte Lingyun cercano a la ciudad de Leshan, donde confluyen los ríos Mín Ji?ng (Minjiang), Dadu y Qingyi, al sur de la provincia de Sichuan.



El Gran Buda de Leshan representa al sucesor del actual Buda (Siddhartha Gautama), permanece solemne con los brazos descansando en sus piernas. Aparte de su mencionada altura, posee unas extraordinarias medidas en sus miembros corporales: hombros de 28 metros de largo, cabeza de 14,7 metros de alto y 10 metros de ancho poblada por 1021 moños o bucles de “pelo” (cada uno tiene el tamaño de una mesa redonda), orejas de 6,2 metros de alto, ojos de 3,3 metros de diámetro, dedo corazón de 8,3 metros de largo y unos pies que tienen 11 metros de largo y 8,5 metros de ancho, siendo lo suficientemente grandes para permitir que se sienten en él cien personas.

Su construcción comenzó en el año 713 por un monje llamado Haitong, que lo emplazó delante del monte Emei, dejando que el caudal de los ríos discurriese a los pies de la estatua. De acuerdo a una antigua leyenda, existía un monstruo que moraba en la confluencia de estos ríos y provocaba desbordamientos que volcaban los barcos que pasaban por esa zona.

El monje esperaba que con la construcción de la estatua, Buda calmase las turbulentas aguas que estaban devastando las flotas de barcos que navegaban rio abajo. Cuando la financiación del proyecto se vio en peligro, se dice que él mismo se arrancó los ojos para demostrar su piedad y sinceridad. Tras su muerte, la construcción se quedó estancada debido a la falta de fondos. Pasados 70 años, un jiedushi (gobernador) decidió financiar el proyecto y su levantamiento fue completado por los discípulos de Haitong en el año 803.

Cuando se fue erigiendo la estatua, se depositaron las piedras que sobraban del cincelado en el fondo del río. Esto provocó que las aguas del torrente, antes turbulentas, quedaran apaciguadas, por lo que aparentemente se cumplió el efecto benefactor del Buda.

Una vez que el Buda gigante fue construido, se fabricó una estructura de trece pisos de madera para protegerlo de la lluvia y el sol, aparte de recubrirse de oro. Este armazón fue destruido y saqueado por los mongoles durante las guerras que ocurrieron al finalizar la dinastía Yuan. Desde entonces, la estatua de piedra ha quedado expuesta a la acción de los elementos.

Durante años fue el centro de varios movimientos populares a lo largo de la historia china y muchos budistas han acudido a sus pies para rezar plegarias en busca de seguridad para sus vidas. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad junto al área escénica del Monte Emei en 1996.



Afortunadamente la efigie no sufrió daños durante el terremoto que asoló la provincia de Sichuan en 2008. No le pasó lo mismo a los Budas de B?miy?n en Afganistán, que eran las estatuas que le seguían en tamaño (55 y 37 metros de alto). Estas fueron dinamitadas por el gobierno islamista talibán en 2001, ya que al ser ídolos, eran contrarias a los preceptos del Corán.

La estatua ha sido afectada por la polución del desenfrenado ritmo de desarrollo en la región. Según declaró la agencia de noticias Xinhua, la estatua del Gran Buda de Leshan y otros monumentos que representan la herencia cultural de la región, se han visto degradados por el clima, la contaminación del aire y los grupos de turistas. Por ello, el gobierno ha prometido realizar varios trabajos de restauración. En el pasado, cada dinastía realizó alguna acción para conservar el Buda. En tiempos modernos ha experimentado hasta seis periodos de mantenimientos intensos.

El agua que se retiene en el estómago del Buda ha debilitado su estructura y como resultado, ha hecho proliferar musgo y plantas en la parte superior del cuerpo. La lluvia ácida por otra parte, ha ennegrecido la nariz del Buda y ha moteado la cara pareciendo que existen lagrimas cerca de los ojos. 

La figura posee un sofisticado sistema de drenaje en su interior que todavía se encuentra en construcción. Incluye canales de desagüe que fueron tallados en varias partes del cuerpo (bucles del pelo, cuello, pecho y parte posterior de las orejas), con el fin de retirar el agua tras las lluvias para reducir la erosión. Esto es lo que ha permitido que la estatua se conserve relativamente en buen estado para tener 1200 años. 

Si quieres admirar de cerca esta estatua, puedes recorrer una impresionante plataforma de madera situada a un lado del acantilado. A la derecha del Buda, existe un corredor escarpado de 250 escalones, que serpentea nueve veces en forma de zigzag. Este es el famoso pasillo de las nueve vueltas, no apto para los que sufren de vértigo. 

En la parte superior del acantilado, a la altura de la cabeza del Buda, existe una galería en la que los turistas pueden relajarse y apreciar los detalles de la cabeza. Al lado de los caminos del acantilado existen dos notables estatuas, talladas en la dinastía Tang. Los turistas también pueden observar sugestivas figuras de hadas, pabellones y pagodas, grabadas con meticulosos detalles y diseños que ilustran la sofisticación y la pericia del tallado que se efectuaba durante la dinastía Tang. 

Las vistas desde los pies del Buda son igualmente imponentes, ya que la figura se alza majestuosa sobrecogiendo a cualquier espectador. También podemos montar en un ferry para ver una vista panorámica del Buda desde el río. Existe un dicho en la zona que reza así: “La montaña revela al Buda y el Buda esconde la montaña”. Esto se corresponde con la vista que podemos ver cuando navegamos por el rio, con la imagen de la montaña y el Buda en su corazón durmiendo apaciblemente. 

Mapas para situar el Gran Buda de Leshan y Sichuan en China. 

Esculturas y grabados que hay en las paredes laterales del Gran Buda de Leshan. 

Fuente: http://www.blogodisea.com

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2009 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad