budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.


Foto ©

Mas si la desarrolla hacia alguien que ha muerto no alcanzará ni la absorción ni la concentración de acceso. Al parecer, un joven bhikkhu había comenzado a desarrollar amor y bondad inspirado por su maestro. Su amor y bondad no estaban progresando en absoluto. Acudió con un practicante anciano y le dijo: “Venerable señor, estoy muy familiarizado con el acceso a las dhyanas por medio de la práctica del cultivo de amor y bondad, sin embargo ahora no lo logro. ¿A qué se debe?”. El anciano le respondió: “Busca al signo, amigo (al objeto de tu meditación)”. Así lo hizo. Se enteró entonces de que su maestro había fallecido y en lo sucesivo desarrolló amor y bondad por otra persona, con lo cual consiguió la absorción. Es por eso que no deberíamos desarrollar esta práctica hacia alguien que ya murió.

Al principio, uno sólo debería desarrollarla hacia sí mismo, diciendo de manera repetida: “Que pueda yo ser feliz y liberarme del sufrimiento” o “que pueda yo mantenerme libre de hostilidad, aflicción y ansiedad y vivir felizmente”...

Así pues, debería empezar, por ejemplo, saturándose a sí mismo con amor y bondad. Después de eso, con la intención de progresar de un modo tranquilo, puede recordar dones, palabras amables, etc., inspirarse en el amor y el cariño, alguna virtud o aprendizaje, etc. o inspirarse en el respeto y la reverencia que siente por un maestro o su equivalente o un preceptor o su equivalente, desarrollando amor y bondad hacia él, empezando así: “Que este buen hombre pueda ser feliz y liberarse del sufrimiento”. Con ese tipo de persona, por supuesto, logrará la absorción.

Mas si este bhikkhu no consigue estar contento con ello y quiere derribar las barreras, después de eso debería desarrollar amor y bondad hacia un amigo muy querido. Luego hacia una persona neutral como si se tratara de un amigo muy querido. A continuación hacia una persona hostil como si fuera alguien neutral y, mientras hace esta práctica, debería permitir que su mente se vuelva maleable y manejable en cada instancia, antes de pasar a la que sigue. (Budaghosha, Visuddhimagga, en la traducción de bhikkhu Ñanamoli, The Path of Purification, Buddhist Publication Society, Kandy 1991, cap. 9, vv. 1-13, pp.288-290).

[Así mora] cubriendo una dirección con su corazón investido de amor y bondad. Lo mismo con la segunda dirección. Lo mismo con la tercera dirección. Lo mismo con la cuarta dirección y lo mismo arriba, abajo y entorno. En cualquier parte y del mismo modo mora cubriendo al mundo entero con su corazón lleno de amor y bondad, abundante, sublime, sin medida, libre de hostilidad y libre de aflicción. (Íbid., v.44 p.300).

Fuente: Teachers of Enlightenment, Kulananda, Windhorse Publications.

1    2

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2010 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad