Domingo 20 de Abril del 2014

budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

Budaghosha un erudito theravadín


Foto ©

Sus primeros años
Budaghosha es el comentarista más famoso del theravada y a él se le adjudica el establecimiento del pali como la lengua principal de esa tradición. Nació en Magadha, cerca de Bodh Gaya, hacia finales del siglo IV y creció en una familia de brahmines, pero después de encontrarse con unos textos budistas por primera vez se convirtió a esta religión y viajó a Sri Lanka para profundizar en su entrenamiento. Ahí entró al Monasterio Mahavihara, donde estudió las enseñanzas theravadinas bajo la tutela del renombrado Sanghapala Thera. En esa época, el Mahavihara tenía la reputación de ser el más “ultraortodoxo” de los tres principales monasterios singaleses y como disfrutaba del patrocinio real tenía una estrecha relación con los asuntos del estado singalés. Sus más destacados eruditos eran hombres de una influencia considerable.

El Camino de Purificación
Una vez que se estableció en el estilo de práctica del Mahavihara, Budaghosha produjo la literatura de comentarios y exégesis más sobresaliente de su tiempo. Su texto principal fue el Visuddhimagga o “Camino de purificación”, una guía exhaustiva para el sendero de la ética, la meditación y la sabiduría. Es una de las grandes obras maestras de la literatura de comentarios budistas. Describe con todo detalle las principales prácticas del budismo básico como se comprendían entonces en el Mahavihara. Ahí resume el material de comentarios disponibles en el Vinaya y muchos de los comentarios del Sutta Pitaka. Muchas de las características de la tendencia dominante del theravada “ortodoxo” que conocemos hoy son el resultado de la síntesis de Budaghosha.

Su dominio magistral del Tipitaka
Según la leyenda, a su llegada a Sri Lanka, Budaghosha aprendió de memoria todos los comentarios singaleses sobre el theravada. Estaba tan convencido de la veracidad de ese enfoque que le pidió a sus hermanos monjes que le proporcionaran un Tipitaka, para escribir un comentario acerca del mismo. Para probar su capacidad, sus hermanos monjes sólo le dieron dos estrofas y le dijeron, “enséñanos lo que haces con éstas y si vemos que tienes la habilidad te daremos todos los libros”.

Sobre nada más que ese texto, él sintetizó todo el Tipitaka con su comentario. Fue así como nació el Camino de purificación. Luego, congregó a todos los monjes que más sobresalían en el Dharma y empezaron a leerlo. Con la intención de que demostrara su capacidad a la multitud, las deidades escondieron el libro y él tuvo que prepararlo una segunda y hasta una tercera vez más. Cuando al fin estaba listo el libro para su lectura los dioses devolvieron las otras dos copias, de modo que los bhikkhus ahí reunidos leyeron las tres copias juntas y descubrieron que no había diferencia en ellas, en ningún capítulo, en el orden del material, en las frases ni en las sílabas de los textos originales.

La vacuidad de todos los dharmas
En el Visuddhimagga, Budaghosha da expresión concisa a la noción de la vacuidad esencial de todos los dharmas:

No es posible hallar al que hace las obras,
ni al que ha de cosechar sus frutos,
lo único que hay son los meros fenómenos que ocurren.
Esta pura visión es correcta y verdadera.

No es posible hallar un dios o Brahma,
ningún creador de esta rueda de la vida,
lo único que hay son los meros fenómenos que ocurren
y todos dependen de condiciones.
(Visuddhimagga xix.20, citado en Sangharákshita, A Survey of Buddhism, Windhorse, Glasgow 1993, p.125)

Consejos para la práctica de meditación de amor y bondad
El volumen acerca de la sabiduría pone particular atención al asunto del origen dependiente, pero quizás para nosotros sea más útil por la instrucción precisa que ofrece sobre las diversas variedades de prácticas de meditación que se acostumbraban en el Mahavihara en aquellos días.

Un meditador que desea desarrollar [amor y bondad]... debe sentarse cómodamente en un asiento preparado de manera adecuada en un sitio apartado. Para empezar tendrá que observar el peligro que hay en el odio y la ventaja que aporta la paciencia. ¿Por qué? Porque es necesario abandonar el odio y alcanzar la paciencia en el desarrollo del tema de esta meditación...

Mas cuando comience debe saber que algunas personas no son del tipo más adecuado para empezar y que la práctica de amor y bondad debe desarrollarse primero hacia cierto tipo de personas y no hacia otras. Al principio no hay que tratar de desarrollar amor y bondad... específicamente hacia personas del sexo opuesto ni a las que ya han muerto... Si uno la desarrolla de manera específica hacia alguien del sexo opuesto, surge entonces el deseo vehemente que le inspira esa persona. A un anciano que era sustentado por una familia alguien le preguntó, al parecer el hijo de un amigo: “Venerable señor, ¿hacia quién debemos desarrollar amor y bondad?” El anciano le dijo: “Hacia alguien que amemos”. Él amaba a su esposa. Por desarrollar amor y bondad hacia ella se pasó toda la noche luchando contra la pared (cegado por la lujuria que surgió, solapada por el amor y la bondad). Es por eso que no deberíamos desarrollar esta práctica específicamente hacia alguien del sexo opuesto.

1    2

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2010 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad