budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

La luz de Akshobya
Desde el corazón de Akshobya, el Buda de azul oscuro, brota una luz blanca, pura y brillante. Esta es la Sabiduría como un Espejo.



Pero a la vez desde las esferas inferiores, las esferas del sufrimiento
, los infiernos resplandece y golpea el difunto una luz opaca color humo.

De nuevo, debe escoger entre la luz blanca y la luz opaca color humo: o se Libera en la esfera de Akshobya o renace en un estado de sufrimiento. De esta manera transcurre el segundo día.

El tercer día se presenta Ratnasambhava
Aparece el Buda amarillo Ratnasambhava y una brillante luz amarilla resplandece de su corazón, esto es el amarillo de la Sabiduría de la Igualdad,

A la vez desde el mundo humano, brilla una luz opaca color amarillo azulado. Y de nuevo, el difunto debe escoger -lo mismo se repite en diferentes aspectos y niveles y dimensiones-siempre esta la cuestión de escoger. De esta manera transcurre el tercer día.

El cuarto día se presenta Amitabha
El cuarto día, surge un Buda de un rojo profundo y brillante. Es Amitabha, o el Buda de la Luz Infinita. Y de su corazón se emite una luz de un rojo brillante, color rubí, la luz de la Sabiduría que Todo Distingue,

Desde el pretaloka, el mundo de los fantasmas, se emite una luz roja opaca que golpea al difunto. Entonces, de nuevo debe escoger entre la luz roja brillante y la luz roja opaca.

De esta manera transcurre el cuarto día.

El quinto día se presenta Amogasiddhi
Un Buda verde, Amoghasiddhi aparece, y de su corazón brota una luz verde brillante, la luz de la Sabiduría que Todo Desempeña,

Mientras desde el asuraloka, el mundo de los Titanes, el mundo de la envidia, se emite una luz verde opaca que golpea al difunto. Y de nuevo tiene que escoger entre dos luces; la luz verde brillante y la opaca. De esta manera transcurre el quinto día.

El sexto día se presentan todos los Budas y sus consortes
El sexto día, aparecen simultáneamente los cinco Budas con sus consortes y sus familias. Resplandecen las cinco sabidurías con sus resplandores de diferentes colores. Desde los cinco mundos de la existencia condicionada también brillan sus rayos de cinco colores.

Todavía existe una oportunidad de la Liberación, todavía hay la posibilidad de escoger, si -y esta es la gran condición suprema- uno reconoce que todas estas formas, todas estas figuras, todos estos arquetipos, que son, en su última esencia, fenómenos de la propia Mente Verdadera. Si uno reconoce estas figuras, luces, colores, sonidos, símbolos, como fenómenos de la propia Mente, entonces uno se puede Liberar. De esta manera transcurre el sexto día.

El séptimo día aparece lo que se conocen como las Deidades Poseedoras de Conocimiento y desde este día hasta el decimocuarto día aparecen ahora, lo que se llaman, las Deidades Iracundas.

La aparición de las Deidades Poseedoras de Conocimiento y las Deidades Iracundas indica mayor enajenación de la Realidad por parte del difunto. Su mente rebota hacia su nivel natural, como una pelota que rebota hacia abajo por la escalera. No es capaz de sostenerse a los niveles más altos de realidad.

Un dato importante es que todas las Deidades Iracundas son apariencias reflexivas de las Deidades Apacibles. Pero conforme uno se aleja de la Realidad, la Realidad asume un aspecto iracundo que corresponde al grado de enajenación que uno tiene de la Realidad. Entonces es cada vez más difícil, a esos niveles, reconocer estas formas iracundas y aterradoras como fenómenos de nuestra propia mente. Uno se queda demasiado abrumado, demasiado aterrado para poderlo hacer.

Finalmente, hacia el cabo de estos días, existe un tipo de remolino de formas semi-animales, monstruosas y terribles. Aquí, prácticamente se pierde el contacto con la Realidad. Pero inclusive en este punto, si todavía oye el difunto la voz del lama y recuerda, reconoce que todas esas cosas, todas esas visiones son simplemente fenómenos de su propia Mente Verdadera, entonces, inclusive en ese punto, uno puede ser Liberado.

Pero si no, si uno ni siquiera es capaz de sostener ese nivel, entonces sigue el próximo bardo, el sexto bardo, que es el bardo del renacimiento, el Bardo Sidpa.

Fuente conferencia de Urgyen Sangharakshita

página anterior

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2010 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad