budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

2do. Bardo
El Bardo de la Realidad o el Bardo Chonyid

El cuerpo sutil y la travesía
Cuando surge el bardo de la Realidad el difunto se despierta en un cuerpo sutil, no en un cuerpo físico material sino en un cuerpo sutil de mente. Nos dicen que él o ella pueden ver su propio cadáver, puede oír el llanto de sus parientes.



En esta etapa el difunto no sabe que ha fallecido
. Es necesario que el lama, que todavía está sentado al lado del cadáver, le explique eso

"Ahora estás muerto. Abandonaste tu cuerpo físico, abandonaste esta vida, abandonaste tus parientes, abandonaste tu casa -no tengas apego; olvídate de todo; no puedes regresar. Abandonaste todas estas personas, todas las cosas para siempre, entonces deja todo atrás. Piensa mejor en lo que va a suceder, lo que va a ocurrir."

El lama o hermano en la fe deberá asegurar al difunto que aún puede alcanzar la Liberación.

Visiones y experiencias arquetípicas
El difunto ahora experimenta toda una serie de visiones, experiencias arquetípicas como en un sueño.

En términos específicos del LTM y budistas tibetanos, él ve 110 Deidades Apacibles e Iracundas, es decir, diversos Budas y Bodhisattvas. Estas figuras o estos símbolos psico-espirituales. “Psico” porque se experimentan mental y psíquicamente. Y “espirituales” porque su significado va más allá de la mente consciente ordinaria, o inclusive el inconsciente personal.

Manifestaciones de la realidad
La realidad, la Budeidad tiene cinco aspectos en los que se divide a la experiencia. Estos cinco aspectos se conocen como las cinco Sabidurías -un grupo muy conocido dentro del Budismo tardio- las cinco Sabidurías son personificadas por los Cinco Budas, de cinco colores, blanco, azul, amarillo, rojo, etcétera.

Los Budas con su consortes y los Bodhisattvas comprenden lo que se llama un mándala, un círculo de formas simbólicas muy usado en el Budismo Indio-tantrico.

Podríamos decir que estas figuras arquetípicas, de las que ahora tiene visiones el difunto, representan grados descendientes de la Realidad en su experiencia Las visiones duran catorce días, son muy ricas llenas de color y muy complejas. Aquí mencionaremos lo que se conocen como las Deidades Apacibles. Estas aparecen, de acuerdo al LTM, una por una, con sus séquitos, en el transcurso de los primeros siete días después de la muerte.

El primer día se presenta Vairochana el Iluminador

Nos dicen que el primer día el difunto experimenta a que los cielos, la totalidad del espacio en todas las direcciones tiene un color azul profundo, rico y brillante. El difunto tiene esta experiencia de nada sino de una luminosidad azul, muy profunda, un azul brillante, increíble por todas partes, por todos lados. Como una tremenda profundidad de espacio todo azul. Hacia abajo, norte, sur, este y oeste, todo Y desde la región central de lo azul aparece la figura del Buda blanco, Vairochana, el Iluminador Él es de Un blanco brillante, deslumbrante, como la nieve cuando brilla el sol. Está sentado en un trono apoyado por leones, sosteniendo una rueda dorada, el Dharmachakra dorado o Rueda de la Ley, abrazado por su consorte y simbolizando lo que se conoce en el Budismo como la Sabiduría del Dharmadhatu, la Sabiduría de la Realidad Última.

La luz de Varochana

Así mismo desde el corazón de Vairochana, el Buda blanco, brota una luz azul brillante y absolutamente deslumbrante. En ese momento, el lama, aún sentado al lado del cadáver, advierte al difunto que no tenga miedo. Diciéndole,

"Esta es la luz de la Sabiduría del Dharmadhatu, la Sabiduría del la Realidad Última. Entonces, no tengas miedo -esta Realidad es finalmente innata en tu propia mente".

La luz de los mundos de los devas o dioses
A la vez llega desde el mundo de los dioses una luz blanca opaca la cual golpea al difunto (El mundo de los devas, o mundo de los dioses es una de las seis esferas de existencia sintiente representada en la Rueda de la Vida y una de las formas sintientes de acuerdo con la cosmología budista. Ver articulo de rueda de la vida).

Opciones
En esta etapa uno puede seguir la brillante luz azul para regresar al corazón de Vairochana y de esta manera alcanzar la Libertad, o uno puede seguir la luz blanca opaca y renacer en el mundo de los dioses. El lama, aún sentado al lado del cadáver, sigue hablándole al difunto y le insta a que escoja la primera opción.

"Sigue la luz azul hasta entrar en el corazón de Vairochana."

De esta manera transcurre el primer día.

El segundo día se presenta Akshobya el Imperturbable
El segundo día, brilla una luz blanca. Alrededor existe un resplandor de un blanco claro, increíblemente brillante. Desde el oriente aparece un Buda azul oscuro y profundo, Akshobya, el Imperturbable, sentado en un trono apoyado por elefantes, abrazado por su consorte y asistido por Bodhisattvas.

siguiente página

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2010 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad