budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

El tercer Dalai Lama
Fue él quien acabó por convertir al budismo a los mongoles. Asimismo, fue él quien recibió por primera vez el título de Dalai Lama, otorgado por Altan Khan, soberano mongol. Dalai es una palabra de origen mongol y significa “grande como un océano”. Dalai Lama quiere decir “maestro grande como un océano”. Es un título que utilizan mucho los occidentales pero los tibetanos, por lo general, le llaman Galwa Rimpoché, “precioso gobernador” o Yeshe Norbu, “joya de conocimiento”.

El quinto Dalai Lama
Vivió en el siglo XVII. Era una persona muy docta, un gran erudito y escritor. Aunque era la cabeza de la escuela guelug sentía atracción por la escuela nyingma. Además, escribió sobre temas religiosos, historia, gramática, poesía y astrología. Era un destacado estadista y administrador. Con el apoyo de los mongoles se encargó del gobierno del Tíbet y empezó a construir el Potala, la famosa residencia del Dalai Lama en Lhasa. Fue a partir de la época del “Gran Quinto” cuando el Tíbet se convirtió en lo que llamamos una teocracia, una especie de estado religioso.

El decimotercer Dalai Lama
El decimotercer Dalai Lama gobernó en el siglo XX y fue él quien reafirmó la independencia del Tíbet tras la caída de la Dinastía Manchú. También se preocupó de que el aprendizaje de los monjes fuera más estricto. Cuando en una expedición se refugió en Mongolia, al conversar con los lamas mongoles descubrió consternado que citaban textos que él nunca había estudiado. De modo que al regresar a Lhasa reorganizó el plan de estudios.


Foto ©

El actual Dalai Lama
El actual Dalai Lama fue descubierto e identificado en 1935. Desde que escapó del Tíbet tras el alzamiento de Lhasa en 1959 vive en Dharamsala, al norte de la India. La trágica historia de los años recientes ha puesto de relieve cuánto significa el Dalai Lama para los tibetanos. Como gobernador temporal del pueblo tibetano es el centro de atención de la conciencia nacional. Tanto para los que no aceptan el mandato chino como para los que están exiliados en la India o en cualquier otro lugar, el Dalai Lama es la encarnación del espíritu nacional tibetano. Pero ante todo, para ellos el Dalai Lama es un Bodhisatva. Los tibetanos lo creen infalible.

El Dalai Lama es un hombre muy compasivo, el gobernador de un país, un eminente maestro y una gran figura espiritual. Para los tibetanos, literalmente, es Avalokiteshvara manifestado en el mundo. Sienten que a través de él, todo el Tíbet, toda su tradición y toda su vida están en contacto con el mundo arquetípico espiritual; con lo trascendental. Es por eso que se convierte en el centro de su atención y de tanta devoción.

Fuente: Sangharákshita, Introducción al Budismo Tibetano, Capítulo 3, Windhorse Publications, adaptación y corrección: Oscar Franco y Dharmachari Upekshamati

página anterior