Sábado 26 de Julio del 2014

budismo.com Centro Budista de la Ciudad de México
      Aclarando los principios y las prácticas del Budismo en el mundo.

Modgalyayana un discípulo con poderes paranormales


Foto ©

El carácter de Modgalyayana
Modgalyayana fue conocido como el más sobresaliente de los discípulos en cuanto al desarrollo de poderes psiquicos. Estaba muy comprometido con la meditación y con la vida de la mente pero no se limitó a la introspección solitaria. Con mucho gusto compartió su comprensión dhármica con los demás y asumió diversos y muy valiosos servicios para el Buda y la sangha.

Durante varias generaciones, en su familia hubo maestros brahmines al servicio de las familias nobles. Disfrutaban de riquezas y de una clase social elevada, de manera que cuando su querido hijo (que ya había adquirido gran renombre en la localidad por sus destacadas habilidades) decidió adoptar la vida errante se opusieron con obstinado orgullo. Tenían muchas expectativas puestas en el joven Modgalyayana pero, sabedores de su enorme fuerza de voluntad y su peculiar profundidad de pensamiento, comprendieron que con toda seguridad habría considerado muy bien el asunto y sería muy poco probable que revocara su decisión. Con mucho pesar le concedieron permiso y Modgalyayana se fue junto con Sariputra.

La dicha de la meditación solitaria
Después de unirse a la sangha, Modgalyayana dejó el Bosque de Bambú por un tiempo y se marchó a morar cerca de ahí, en el Pico del Buitre. Entonces, encontró una cueva y en ella se quedó a meditar. Los versos que se le adjudican en el Theragatha empiezan con su canto en alabanza a la meditación solitaria:

Mientras vivimos en el bosque, subsistiendo con limosnas, contentándonos con lo que sea que caiga en nuestros cuencos de mendicantes, venzamos al ejército de la muerte, guardando una buena concentración interior.

Mientras vivamos en el bosque, subsistiendo con limosnas, contentándonos con lo que sea que caiga en nuestros cuencos de mendicantes, derrotemos al ejército de la muerte, como un elefante derriba una cabaña hecha de juncos.

Viviendo al pie de un árbol, perseverando, contentándonos con lo que sea que caiga en nuestros cuencos de mendicantes, venzamos al ejército de la muerte, guardando una buena concentración interior.

Viviendo al pie de un árbol, perseverando, contentándonos con lo que sea que caiga en nuestros cuencos de mendicantes, derrotemos al ejército de la muerte, como un elefante derriba una cabaña hecha de juncos. (Theragatha 1146-1149, de la traducción de K. R. Norman, The Eders Verses I, Pali Text Society, Oxford, 1990, p. 106).

Relación muy especial entre el Buda y Modgalyayana
Desarrollando una gran disciplina, Modgalyayana alcanzó por fin el samadhi en el que no ocurre ni el pensamiento ni la percepción. Durante este período, siempre que lo invadía algún desánimo, el mismo Shakyamuni se le aparecía en una visión y lo alentaba a perseverar. Cuando sus esfuerzos lo llevaron finalmente a la completa iluminación declaró, “alcancé la iluminación gracias a la enseñanza y el estímulo de mi maestro. Por lo tanto, he nacido de mi maestro”. A partir de entonces podía establecer comunicación con el Buda sin importar la distancia que hubiera entre ambos. En una ocasión, cuando el Buda fue a la Alameda de Jeta, en Saravasti y Sariputra y Modgalyayana permanecían en el Bosque de Bambú, en Rajagraha, Modgalyayana miró a su amigo y le refirió una conversación que acababa de sostener con el Buda.

“¿Pero cómo que acabas de hablar con él, si el Bendito partió hace días hacia un sitio muy lejos de aquí, más allá de muchas montañas y ríos?”, preguntó Sariputra. “No fue que yo me transportara milagrosamente para estar con él”, respondió Modgalyayana, “ni que él se acercara a mí pero, de algún modo, a través de sentidos sobrenaturales hablé con él y me contestó, diciéndome que tenía que ser diligente”.

“Debes merecer el respeto de todos cuantos siguen el Dharma”, le dijo Sariputra. “Debemos permanecer cerca de ti y esforzarnos por llegar a ser como tú, así como una piedra pequeña se asemeja a las grandes montañas del Himalaya que están junto a ella”.

Modgalyayana y Sariputra, digno ejemplo de la amistad espiritual
Por su parte, Modgalyayana solía alabar a Sariputra. “Tus enseñanzas son como alimentos para el que tiene hambre y como agua para el que tiene sed”, le dijo una vez, después de que su amigo había dado unas enseñanzas acerca de los cuatro caminos a la liberación.

El mismo Shakyamuni ensalzaba con frecuencia a los dos amigos.
Bhikkhus, cultiven una amistad como la de Sariputta y Moggallana, acérquense a ellos. Ambos son sabios y solícitos con sus compañeros en la vida noble. Sariputta es como una madre, Moggallana es como una nodriza. Sariputta entrena a las personas para que alcancen el fruto de la entrada a la corriente. Moggallana los prepara para la meta suprema. (Majjhima-Nikaya iii.248 en The Middle Length Discourses of the Buddha, p. 1097).

Sariputra normalmente llevaba a los principiantes al punto de entrada a la corriente. Entonces los “entregaba” a Modgalyayana, quien los entrenaba para que alcanzaran el estado de arahats.

1    2


3 Comentarios para este artículo

  1. Carlos Eduardo Benavides comenta:

    El obgetivo primordial del ser humano es la Iluminaciòn.¿Què es Iluminaciòn?Es una perfecta comprensiòn de todo,es decir,de uno mismo y del entorno,establecer diferencia entre lo que es apariencia y lo que es real.Cuando esto ocurre es porque la mente detiene un poco su accionar y entonces es cuando adviene ese sentimiento superior que llamamos amor.Ninguna instrucciòn teològica se puede adjudicar el monopolio de còmo obtener el Èxtasis Divino.Tiene que ser con esfuerzo individual y muy personal.Aseguro que es la màs grande proeza realizada por un ser humano.Cuando se obtiene el Samadhi el sentido del “yo”desaparece,todas las cosas dejan de existir para sumergirnos en un ocèano infinito de bienaventuransa donde el tiempo jamàs existiò.Estas palabras no dicen nada para lo que realmente es ese estado donde la mente quedò sumergida en la Corriente Infinita tal como se disuelve un cubito de azucar en el agua.

  2. miguel comenta:

    es una gran verdad somos seres energia y luz seres de atomos pero nacemos y nos criamos llenando nuestra mente con engaños sacando todo esto de nuestra mente y el espiritu la luz divina y sutil nos libera de todo esto pero se necesita una gran fuerza de voluntad quiero retirarme a un templo budista alguien me pueda ayudar

  3. admin comenta:

    Hola Miguel. Gracias por compartir, lo que te recomiendo es que tomes un retiro de budismo y meditación en estos espacio de 3 o 4 días tu puedes tener tiempo de quietud, sesiones de meditación, tiempos de introspección y de reflexión.

    Te dejo el link en donde viene la información del siguiente retiro que organiza el Centro Budista de la Ciudad de México. Cualquier duda por favor escribe un correo a aobo@budismo.com

    http://www.budismo.org.mx/retiros/index.html

    Saludos!

Escribe tu comentario

*

lo nuevo en Budismo.com

 

Centro Budista de la Ciudad de México

D.R. 2010 Centro Budista de la Ciudad de México A.C.
Jalapa 94 Col. Roma Norte Del. Cuauhtémoc Código Postal 06700, México D.F.
Teléfonos: 5525 4023 / 5525 0086
aobo@budismo.com Nuestra Política de Privacidad